lunes, 8 de mayo de 2017



Tregua a mi tempestad interna,
oído abierto a este grito catártico.
Tacto desesperado sobre mi piel convulsa,
costa donde encallar el deseo reprimido.
Hombro para llorar,
silencio que abraza y abrasa.
Playa donde desnuda viajo en libertad,
pista a la espera de mi mente turbulenta.
Sexo ansioso que aguarda mi despojo.
Cuerpo en calma que esconde un corazón agitado,
cenizas de donde resurges una y otra vez.
Animal racional dispuesto cabalgar.
Mi amanecer y anochecer preferido,
abismo y páramo.
Capítulo sin concluir.
Pieza que me completa,
sangre que alimenta mis venas.
Donde quiero permanecer.
El destino final de mi recorrer.





Imagen: Hombre y mujer abrazados.
Tomado de internet.